Cómo trabajamos

 

Fotografiar animales requiere de mucha paciencia ya que son imprevisibles. Por eso, en nuestras sesiones, no ponemos límite de tiempo, ya que pensamos que lo más importante es que os sintáis cómodos.

En primer lugar haremos una toma de contacto mientras que vuestro amigo corre por todo el jardín, oliendo todos los rincones y familiarizándose con el entorno. Mientras, nos explicarás cómo es, qué le gusta y algún detalle que nos pueda facilitar la sesión.

Después bajaremos al estudio donde realizaremos la sesión fotográfica.  Seguramente necesitaremos de tu colaboración para ser lo más resolutivos posibles, ya que se cansan enseguida. Se trata de hacer de la sesión un juego para ellos y un rato agradable para todos.

Transcurridos unos días te enviaremos por mail una hoja de contactos de la sesión o también puedes pasar por el estudio, para que puedas escoger las fotos que más te gusten antes de imprimirlas. ¡¡¡Os esperamos!!!